lunes, 14 de enero de 2008

El "Eterno Retorno"

Cuando uno arranca "simbólicamente" con un "nuevo" comienzo, aunque sea del todo arbitrario, acostumbra realizar una lista de "propósitos" para ese nuevo principio, llámese nuevo Año, nuevo sexenio, nuevo gobierno o simplemente nuevo relajo.

Pero cuando se regresa cansado, después de andar (y desandar) por lejanas tierras, puede que se sienta la soledad y el desencanto de ser recibido como extraño en el propio hogar... aunque la mascota de la casa brinque, corra y baile de contento, con su cargamento, para la ciudad, aayyy, para la ciudad... (¿no les sonó como a una canción?)

Y recordando a Argos, el perro de Ulises, [que nomás le meneó la cola... (¡la suya, no la de Ulises!) cuando lo reconoció, antes de morir], les ofrezco un poema que siempre me ha gustado y que refleja lo que pasa por la cabeza (y el Cuerno, but of course!) del fugaz Unicornio:

ÍTACA


Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca,
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias, en conocimientos.

A Lestrigones y a Cíclopes,
o al airado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.

A Lestrigones y a Cíclopes,
ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma quien ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean las mañanas de verano
en que con placer, felizmente
arribes a bahías nunca vistas;
detente en los emporios de Fenicia
y adquiere hermosas mercancías,
madreperla y coral, y ámbar y ébano,
perfumes deliciosos y diversos,
cuando puedas invierte en voluptuosos
y delicados perfumes;
visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.

Aunque pobre la encuentres, no te engañará Ítaca.
Rico en saber y en vida, como has vuelto,
comprendes ya qué significan las Ítacas.

- Constantin Kavafis (1863-1933) -

Por ello, creo que me quedaré un buen tiempo en la llamada Muy Noble y Muy Leal Ciudad de México. En realidad, la gente es tan cálida como en pocos lugares sobre la Tierra... y esto dicho con conocimiento de causa, sin asomo alguno de chauvinismo forzado.

Además, TODO el Mundo está emocionadísimo con sus "Nuevos" Propósitos de Año Nuevo. Pero desgraciadamente algunos me piden consejo acerca de "y, ¿cómo logramos cumplirlos en su mayoría?" (Es decir, que al calor de los abrazos de Año Nuevo, uno hace "promesas" que después no sabe cómo cumplir). Y supongo que sería interesante compartir las ocurrencias de amigos, colegas y compañeros para "tratar de consumar" al menos algunos propósitos de Año Nuevo.

Pero no, no podría avergonzarlos acá, frente a tantos lectores (nótese que el Unicornio es siempre sumamente optimista, jajaja). Por ejemplo, alguno de ellos me confió, pasados ya los vapores etílicos que emanaban de su triste figura: "¿cómo le hago ahora para dejar a mi secretaria, después de convencerla de no casarse por mí?" Patético, en verdad. Pero también algo irónicamente divertido (y es que no conocía el "propósito" de la linda secretaria para el 2008... pero esa es oootra historia).

De manera que, pensando en esto, recordaba la disciplina del Bushido, acerca de algo que caracteriza a los buenos seres humanos: el hecho de ser tan desesperados, de pensar TÁCTICAMENTE, a corto plazo, y no ESTRATÉGICAMENTE, a largo plazo. Y esto también incluye los tan mencionados "propósitos de año nuevo"... que duran sólo la "quincena nueva".

De manera que tendré que publicar las famosas Máximas Unicornianas sobre Cómo Tener Paciencia y Perseverancia para Cumplir Propósitos de Año Nuevo, S.A. de R.L... y Sobrevivir a la Tarea.

Y nos vemos con la primera lección, en la siguiente entrega.

Un saludo a todos, de parte del

Retornado Unicornio.

7 comentarios:

Unicornio dijo...

En realidad, el hecho de "recomenzar" está sumamente arraigado en el inconsciente humano. Desde leyendas como la del Ave Fénix, hasta los ritos político-religiosos de diversas culturas en los que se renueva el conteo del tiempo (Año Nuevo, Nueva Era, Fuego Nuevo, etc.) o las dinastías (cumpleaños, nacimientos, aniversarios, etc.), la necesidad de "reconstruir" y "renovar" nuestros entornos, a partir de experiencias y errores, es algo inherente a la especie humana. Y por lo mismo, no se puede separar de los intentos de formalismo y teorización para tratar de comprenderlos y (sobre todo) "aprehenderlos" (así, con "h").

Ya veremos en escritos subsiguientes cómo se intenta esta finalidad.

Un saludo y hasta la próxima, de parte del

filosófico Unicornio...

Viviana dijo...

Unicornio:

A veces también las circunstancias nos obligan a replantearnos los propósitos y los planes. Yo por ejemplo llevó 12 años sin titularme (pretextos y niños que se le atraviesan a uno)y ahora, por una nueva actividad que comienzo, tengo que ponerle prisa al asunto de la tesis. Lo peor es que el tema que escogía 12 años atrás, ya o me interesa en lo más mínimo. Tengo que volver a empezar.

No lo había planeado, no lo había contemplado. La vocesita en mi interior que me recordaba cada año con voz de bruja "no has hecho la tesis" hace mucho que dejé de escucharla.

Pero así son las cosas. Algo más de lo que tengo que hacer este año..."Se hace camino al andar" como diría Miguel Hernández

Oye, nos tienes que contar el chisme de la secretaria...ya me dejaste intrigada.

Saludos

Unicornio dijo...

Ánimo, Viviana:
En compensación, adelantarédichas máximas unicornianas junto con el chisme de la secre, jijiji. Pero con los nombres cambiados, ¿eehhh? Sólo para proteger a los inocentes (sí, inocentes de mi colega y su secretaria, cómo no!).

Cuídate y te contesto en tu blog. Hasta pronto.

Atte.

el inocente Cuaco con cuerno.

CRISTINA dijo...

¡¡Me encanta Kavafis!!
Y ese famoso poema dice mucho de lo que yo entiendo de la vida (si es que hay algo que entienda, que no, que no entiendo nada...)
Creo que nunca llegamos a ningún lugar, que todo es un continuo...eso es lo bueno y malo de todo, que nada está nunca acabado, que siempre hay algo por hacer.

Permitidme (tú y Viviana) un pequeño apunte: "se hace camino al andar" lo escribió Machado. Los dos, Machado y Miguel Hernández, caminaron mucho y tristemente sufrieron el camino, y lo vivieron.

Saludos.

Un saludo

Viviana dijo...

Uppppss

Cristina, tienes toda la razón. Se me chispoteó como decimos en México. Claro que fue Machado. Otra vez upps.

Unicornio, espero el chismo de la secre...

CRISTINA dijo...

No pasa nada, Viviana...un pequeño lapsus.

Me encanta la palabrá "chispoteó".

Saludos.

Unicornio dijo...

Hola, Cristina!
Hola, Viv!

Se me hace que el asunto de la ínclita y nunca bien ponderada frase "Caminante, no hay camino... se hace camino al andar" fue influido por el insigne J. M. Serrat. Como el ha "musicalizado" las obras más conocidas (o por lo menos, más entrañables) tanto de Machado como de Miguel Hernández (recuerdan las "Nanas de la Cebolla"... a mí me provocaba ternura escucharla). De modo que entre "Cantares" y "Menos tu vientre", uno se puede confundir, jejeje.

Lo de la secre... caray, no se si contártelo en un comentario o en un post. Supongo que lo haré en este último, para mayor difusión y gusto de los lectores y para vergüenza de mi colega, jijiji.

Nomás regreso de comisión, y nos escribimos de nuevo.

Con un afectuoso saludo, les desea un luminoso inicio de semana,

El chispoteado Caballito Cornudo.