viernes, 4 de abril de 2008

Historias Olímpicas X: Sueños.



Historias Olímpicas X: ...Alcanzar los Sueños...

(Con dedicatoria alfabética a Cristina, Cuquita, Fire, Gaby, Mariluz, Sibyla, Viviana y a Miguel, por quien pude conocer a muchas de estas personas extraordinarias)...



Hace poco, estaba con varios amigos (que también lo son suyos) y conocidos (que no conocen ustedes) acerca de cómo nos iría en estas Olimpiadas. El escepticismo flotaba en el aire, y les dije que había que tener confianza, y había que ser audaces (la suerte persigue a los audaces). Después de tanto escándalo, incluyendo el "affair Hugo", como que no hay lugar para los Sueños, me decían.

Pensé que el esceptisismo, así como el optimismo, se puede regalar. Y que a veces es tan valioso regalar un poco de buena fe, de optimismo, que no lo valoramos lo suficiente, hasta que nos hace falta un poco de ese espíritu, cuando más "apachurrados" estamos. Recordé a todas las personas que he tenido el honor, no, el privilegio de conocer, aunque sólo sea a través de sus escritos, y curiosamente, me di cuenta que la mayor parte eran mujeres. Inteligentes, curiosas, sensibles, apasionadas, con sentido del humor, pero también (una Homérica y heroica combinación) con sentido de la responsabilidad. Algunas, luchando solas y saliendo adelante a pesar de todo. Y otras... aún más solas, porque han decidido ser ellas mismas, y no cambiar lo que son por una compañía de trámite o un estatus falso y engañoso. Pensando en esto, recordé una no tan conocida leyenda que me emocionó y me hizo admirar a aquellas mujeres que desafían todos los problemas por alcanzar sus Sueños:

¿Recuerdan a Jesse Owens? Pues en las mismas Olimpiadas de Berlín, 1936, una jovencita de 18 años, de nacionalidad holandesa (que había conseguido el 5° lugar en salto de altura y el 5° también en la carrera de relevos) le pidió su autógrafo como otra más de sus admiradoras, y pensó "Qué hermoso sueño sería llegar a ganar 4 medallas de oro también... ¿cuatro? ¡Con una sola estaría satisfecha!"

... Sin embargo, Francina Elsje Koen (26/Abril/1918 - 25/Enero/2004), conocida por su nombre de casada de Fanny Blankers-Koen tendría que esperar hasta las Olimpiadas de Londres, en 1948, para intentar alcanzar ese Sueño. Sólo que, con 30 años de edad y multitud de críticas de parte de la prensa y de sus ¡propias compatriotas, y además mujeres!, el asunto no se veía tan fácil.


Ocurría que, habiéndose casado con su entrenador, y teniendo dos hijas pequeñas, los comentarios eran del tipo de "¿Cómo se atreve una señora de 30 años y con dos hijas a andar por ahí, haciendo desfiguros en pantaloncillos cortos?" "¡Esta señora ya está muy vieja para estar haciendo el ridículo así!" "¡Lo que quiere lograr es una locura! ¿Estará mal de la cabeza?" Sin embargo, esto la enfureció, y si tenía dudas, estas se disiparon transformándose en coraje y determinación.

Al comenzar las competencias en Londres, Fanny consiguió de entrada el Oro en la carrera de 100 metros, para posteriormente competir y ganar también la carrera de 80 metros con vallas (obstáculos). Estaba exhausta y después de estos triunfos, quería ir de regreso a su casa. Pero su esposo, Jan Blankers, se opuso terminantemente. "Estas oportunidades se presentan sólo una vez en la vida. Y si estás preparada para enfrentarlas, DEBES hacerlo". Con estas palabras, se convenció Fanny que debía quedarse e intentar algo inusitado: igualar a su ídolo Jesse Owens, ganando otras dos medallas de Oro. ... y efectivamente, Fanny Blankers-Koen se esforzó tremendamente para poder obtener el triunfo en los 200 metros planos, y finalmente para participar en la carrera de los 400 metros con relevos, donde las holandesas no eran las favoritas.

Al arrancar, las australianas y las canadienses consiguen ponerse al frente, y durante los demás relevos, se turnan en la primera posición. A pesar de sus esfuerzos, las holandesas van en el tercer lugar. El último relevo es nuestra amiga Fanny, la cual, en una carrera desesperada, alcanza a las canadienses, y faltando sólo como 20 metros... ¡caramba, también alcanza a las australianas! ¡Holanda gana su cuarta medalla de Oro en atletismo en las Olimpiadas, y Fanny Blankers-Koen ha sido parte de todas ellas!...

...y como siempre, la derrota es "huérfana", pero el triunfo tiene muchos "padres": Al llegar a su patria, Fanny recibió un recibimiento apoteósico (incluyendo aquéllos y aquéllas que le atacaban y se mofaban de sus sueños, por supuesto. Supongo que se dirían "si yo siempre lo dije, esta señora tenía muchas posibilidades", o algo como "sabíamos que podría hacerlo, por eso la apoyamos desde el principio", etc.). No era para menos. Es la única mujer en lograr tal hazaña en unos Juegos Olímpicos.

Así que, ¿qué puedo decir? Sólo espero que valoremos en todo lo que vale (no solamente porque "valga Oro") el cotidiano triunfo de nuestras compañeras en la Vida. Soportan dolor, presiones (familiares, laborales, académicas, intelectuales, artísticas, culinarias, sociales y para acabarla, cibernáuticas). Tienen que vencer prejuicios y desesperanzas. Y el miedo a enfrentar "esos momentos" en la vida que nos pueden dar todo lo que hemos soñado... y lo peor, es que a veces lo hacen por los egoístas hombres (esto incluye novios, esposos y hasta hijos!), porque prefieren verlos felices que opacados (??!!) y por tanto, tristes. ¡De verdad que son heroínas, caramba!

(Anotación personal: este Caballo con Cuerno se incluye en los egoístas que le han hecho una que otra mala pasada a sus mamás. Desde aquí, Madre Mía, perdón por arruinarte aquélla reunión de Año Nuevo: solamente pensaba en nacer, y no pensé en que te arruinaría el "recalentado" del Primero de Enero. ¡Gracias por estar conmigo, y defenderme del canijo doctor que me daba de palmadas para ver si estaba vivo, jejeje!)

Disculpándoe por este exabrupto culpablemente familiar, y esperando que se cumplan los Sueños de la mayoría de las personas que me hacen el honor de visitar estos áridos y unicornianos lugares, sean Damas (¡Hip, hip, Hurra!) o Caballeros (que también existen: si existen los Unicornios, también los Caballeros... ¿o no?), me despido de ustedes, deseándoles un fructífero y luminoso Fin de Semana. Disfrútenlo, señores, en compañía de sus inigualables compañeras. Y ustedes, mujeres del mundo: gracias por existir y aguantarnos, cuando seguramente nadie más lo haría. Esperemos merecer vuestra invaluable compañía.

Un cálido (culpa del Calentamiento Global!!) y afectuosísimo abrazo, les envía, con todo cariño,


El (bastante) soñador Caballito con Cuerno.



P.D. Caramba, esta vez no supe qué decir. La moraleja de la historia, querid@s lectores, propónganla ustedes. ¡Hasta pronto!

14 comentarios:

Viviana dijo...

Gracias, Unicornio, por la dedicatoria y por esta linda historia.

La verdad es que lo que escribes siempre me deja una buen sabor de boca. Las historias de triunfo sobre las limitaciones (las propias y las que nos imponen desde fuera) siempre son muy motivantes, independientemente de si son hombres o mujeres.

Gracias por recordarnos que el Espíritu, está en todos. A veces las mujeres, por aquello del "multitasking" parece que estamos más metidas en todo. Quizá hay pequeños logros que sólo se aprecian cuando estás metida en una situación. Especialmente con los niños, pero en el mundo en general.

Te envío un abrazo con mucho cariño. ¿Cómo va todo? ¿Mejor?

Unicornio dijo...

No, querida Viv... eehhh! digo, bueno...

Decía, no, Gracias a Tí por tu interés en los casi extintos Caballitos con Cuerno, Querida Viv (¡lo repito otra vez!). Es que me puso a pensar aquél post del buen Miguel acerca del "querido" y "estimado", jejeje.

La misión (algo pretenciosa quizás y también puede que demasiado idealista) de este blog, como lo postulaba en su primer escrito, de "presentación", era tratar de llevar aquéllas historias, sentimientos y conversaciones que mis pacientes, compañeros y seres queridos me decían que los animaban a seguir adelante, a pesar de todas sus preocupaciones, temores o complejos. Y la "Hermandad de los Unicornios" (algún día les platicaré de ellos) propuso tratar de hacerlos llegar a más personas, para ayudar, educar, informar, guiar, consolar, o por lo menos distraer un poco a nuestros congéneres de sus diarias preocupaciones.

Si lo que escribo en las pausas entre reparaciones, consultas, lecturas y neurosis (jijiji) sirve a ese propósito, entonces estaremos "felices como lombrices" (una linda Unicornita, que aparte es bióloga, me pregunta cómo sabemos que las lombrices son felices. Supongo que ella piensa como la Dra. Temperance Brennan (aka "Bones") y te imaginarás las divertidísimas discusiones que se presentan en la Hermandad).

Gracias por preguntar. Sí, el cansancio interior se va desvaneciendo, y estoy otra vez retomando las actividades con otra actitud. ¡Qué difícil es aprender a que las cuestiones externas no te alteren por dentro! Creo que por eso escribo este ciclo de Héroes Olímpicos: para recordarme a mí mismo también que, como bien dices, "El Espíritu en Nosotros" es Más Fuerte que el Destino (y esto me sonó a una canción, jejeje).

Te mando un cariñoso y fuerte abrazo también. Y para todos tus seres queridos. No te pregunto cómo estás, porque ya nos has relatado que andas ilusionada, y eso es algo magnífico! Espero que estes muy, pero muy bien, y te deseo una semana de lo más fructífera y productiva.

Con cariño,

el mejorado Unicornio.

Sibyla dijo...

Este excelente relato que compartes aquí con nosotr@s, nos muestra la importancia de tener fe en uno mismo, y no perder nunca la confianza.
Ponerse metas razonables y luchar por ellas!

Gracias querido Unicornio!

Un abrazo:)

Unicornio dijo...

Hola, Sibyla!!

Es un gusto verte por acá. Y que te haya agradado la historia. Coincido contigo y espero seguir compartiendo, como tú lo haces también, algo de lo mejor que pueden tener las personas.

Va de regreso un abrazo cariñoso del

coincidente Caballito con Cuerno...

Vidita dijo...

ayyy ora si me hizo sentir MAS FREGONA de lo que ya soy :) no es cierto solo bromeaba pero si queiro agradecerle su dedicatoria, tarde pero segura!

Mil besotes de la gaviota.

Viviana dijo...

Unicornio, perdón por la ignorancia, pero ¿qué es avarim? imagino será sinónimo de retoño,polluelo, chamaco, escuincle y mocoso?

Yo ahora acabo de salir de temporada de exámens de mi pequeño Avarim y acabé histérica, jeje.

Saludos

fire dijo...

mil gracias amigo por traerme estas dos historias que desconocia..
ademas estan contadas genial...hasta le distes emocion a la carrera final..¡¡¡..
y para colmo me la dedicas......
no te faltñó un detalle..
gracias de nuevo...
te dejo un beso..
:-)

Sibyla dijo...

Pasaba a dejarte un abrazo!

Querido unicornio:)

fire dijo...

tuve 18 años otro perrrito..al que llevo en el corazon y al que adoro tambien...
tengo que econocerte que nada que ver con Iron...nada absolutamente...

todo lo que te diga es poco....en julio cumple tres años...y nunca imaginé que lo lelgaria a querer tantisimo...
lo adoro...
me hace disfrutar de la vida...me levanta cada dia...ademas literalmeentte...pues me despiert apara que lo saque a hacer sus necesidades...
aun estando enfermo me ha echo respirar aire puro....verlo feliz por tan poco..solo por caminar entre hierebas y matorrales....me hace replantearme cada dia mi vida..
y verlo como respira el aire si huele a lluvia...o como se para y disfruta del viento en la cara...
lo mas lindo....
no puedo muchas veces apartar mi vista de el...cuando esta sentado...es como una escultura...perfecto en sus rasgos...bondad en sus ojos...

lo mas cariñoso que conoci...lo mas noble...muchas muchas veces me ha lamido las lagrimas....y muchas muchas veces se duerme sobre mis pies....

lo quiero...lo quiero mucho mas de lo que pensé que querria a un perro...
y que conste que yo no queria tenerlo..me vi olbligada por mis hijos...
ahora no lo cambio....no imagino e l dia a dia sin mi ironcito ...
me da mucho trabajo...es un horror los pelos que suelta...un horror absoluto al que no creo que me acostumbe nunca...
pero compensa tantos otros aspectos...ha traido tana alegria y amor ami casa...
que solo puedo adorarlo e idolatrarlo hasta el dia en que el destino quiera que estemos juntos...
asi sera....


besos enormes para ti...y tus perros que seguro seran tan maravillosos como el mio...
:-)

Unicornio dijo...

Hola, Viv, Buen día!!

Mira, no te preocupes. Si supieras todo lo que yo desconozco de Psicología... pero lo de Avarim tiene que ver con una raza de pequeños y tiernos Unicornios. De hecho, son los más amigables. En los siguientes escritos (se dice "posts"??) haré cambios a la "línea editorial" del blog. Ahí mismo les diré por qué. Y te contaré la historia de esos y otros unicornios.

Saludos y un abrazo afectuoso del

Editorial Unicornio.

Unicornio dijo...

Querida Sib:

Gracias por visitarme. Pronto visitaré tus lares con más noticias "olímpicas", jejeje.

Que tengas un hermoso fin de semana.

Atte.

El vagabundo Unicornio.

Unicornio dijo...

Querida Fire:

Siempre es un gusto enorme recibirte por acá.

Te mando un enorme abrazo y te informo que el pelo de los canes, según estudios recientes, ayuda a defender del asma a los niños pequeños, entre cierto rango de edades.

¡Bravo por el perro, el mejor amigo del Hombre (y la Mujer)!

Con un cariñoso saludo, se despide,

el agradecido Unicornio.

Unicornio dijo...

Vidita:

Me alegra sobremanera que estés por aquí, y más aún que te inspiren las historias Unicornianas.

Te debo algunas más, próximamente.

Con afecto "olímpico", te desea un gran fin de semana,

el alegrado Unicornio.

CRISTINA dijo...

Unicornio, paso por aquí para ver si hay algo nuevo y veo que mi comentario no está.
oh....algo pasó en esto del ciberespacio.
Bueno, simplemente, creo recordar que te decía que la historia era muy bonita, y que gracias, muchas gracias por la dedicatoria.

Besos
(espero que esté sí llegue hasta el universo de los unicornios)