domingo, 15 de junio de 2008

Por Todos Nuestros Padres... Historias Olímpicas IV: Amor (Filial)

Historias Olímpicas IV: Amor (Filial) (William y Frank Havens, USA)

Hola a todos...Esta vez, les ofrezco la "crónica de una historia ya contada", pero mejorada y que viene como anillo al dedo para este día del padre. Felicidades a los papás de To2!!!

Ustedes disculparán, amables lectores. Debido a las responsabilidades de mi puesto (catar tequilas añejos, repartir "domingos", colocar láseres, entrenar pa'l maratón, quemar el desayuno y asuntos parecidos) no había podido cumplir con el cometido de todo Unicornio que se respete. Pero ahora puedo hacerlo, y sin más preámbulo, pongo a su consideración una Historia/Reflexión/Confidencia más, esperando que no los aburra con tanto relato "histórico-olímpico":

Esta es una de las historias que más me han gustado y emocionado. Dadas las circunstancias personales en que me ha tocado vivir, supongo que me identifico con el personaje, porque mi Padre hizo mucho por nosotros, a pesar de sus limitaciones, tragedias personales y su cansancio final. Cuando ya pude haberle retribuido con creces sus sacrificios y su bondad ilimitados... era demasiado tarde. Su mismo espíritu de sacrificio lo llevó a intervenir en un accidente (hasta la fecha, dudoso) y las complicaciones se lo llevaron, antes de que yo pudiese haber hecho algo más por él. Me hubiese gustado, no saben cuánto, haber hecho algo parecido a lo que hizo Frank Havens.

Fotografía de Frank Havens. Campeón. Olímpico. Atleta. Hijo.

Este muchacho estaba destinado a ser un gran atleta olímpico, desde el día en que nació. Havens compitió en cuatro Juegos Olímpicos: 1948 en Londres, Inglaterra; 1952 en Helsinki (Finlandia), 1956 en Melbourne (Australia) y 1960 en Roma, Italia. Él era el candidato principal para ser el abanderado de Estados Unidos en las ceremonias de inaguración olímpica en Roma, pero el honor le fue otorgado al decatleta Rafer Johnson en el último momento.

En su primera participación en unos juegos olímpicos, en 1948, terminó en segundo lugar, detrás del checoslovaco Frantisek Capek por ¡apenas 35.4 segundos, y en una canoa que le prestaron los checos! Pero en la siguiente cita olímpica, estableció un récord mundial en una canoa que él y su hermano Bill tuvieron que importar de Suecia (por la "módica" cantidad de US$160), ganando la agotadora prueba de 10,000 metros en la carrera de canotaje de "singles canadienses" (una prueba ahora descontinuada debido al enorme gasto físico que representaba. ¿No les digo? Qué, ¿cada vez somos menos resistentes?), dejando la plata a Gabor Novak, de Hungría y el bronce a Alfred Jindra, de Checoslovaquia (¡Saludos a aquellos grandes atletas del pasado!).

Sin embargo, sus triunfos y su enorme ejemplo de perseverancia y compromiso NO FUERON su momento de Mayor Gloria. A pesar de los reconocimientos y los éxitos deportivos, el instante que lo inmortalizó fue producto de una hermosa Historia de Amor... y la conmovedora relación con su Padre, el también campeón, pero "Sin Corona", Mr. William Havens (¡Déjenme ponerme de Pie!).

Permítanme contarles entonces (si la emoción no me gana), la "Historia de William y Frank Havens". ¿Me acompañan por favor, querid@s amig@s?

Bien, usemos la imaginación. Ahora estamos en 1924. Y los Juegos Olímpicos van a ser en la "Ciudad Luz" ¡París!... y los Estados Unidos de Norteamérica confían en una segura medalla de oro, gracias a su campeón en canotaje, un atleta especialista en el evento de "singles" Canadienses.
Pero unos meses antes de que el equipo viaje hacia la Ciudad Luz, William Havens (el atleta en cuestión), que tenía poco de haberse casado, supo que iba a tener un hijo, cuyo nacimiento se esperaba para cuando él ¡estuviera en los juegos olímpicos! (caramba, un punto a favor de planificar la familia).

(Aquí, se hace obligatoria una reflexión. Estamos en 1924. NO hay vuelos trasatlánticos, NI el Concorde (bueno, ya tampoco vuela), ni nada por el estilo. El viaje América-Europa-América se hace por barco. Y estos tardan más que automóvil en Periférico bloqueado por grupos de protesta de partidos políticos inútiles. Ya hecha la aclaración, sigamos imaginando).

Después de mucho pensarlo, Bill Havens tomó su decisión. CEDERÍA SU LUGAR en el equipo olímpico y permanecería con su esposa (que estaba un poco delicada) hasta que el nene (del náhuatl, "nenetl" = muñeco(a), y no el vocablo "bebé", de... ¡¿baby?!) hubiera nacido. Sus amigos, compañeros de equipo y familiares insistieron en que fuera a París. Incluso su propia esposa le suplicó que lo reconsiderara, que ella estaría en las mejores manos y que no le pasaría nada... pero nuevamente William se rehusó. Decidió que era más importante su hijo, que la certeza de un Campeonato Olímpico, quizás uno de los sueños de su vida.

El equipo olímpico partió sin él. Su hijo Frank nació el 1o. de Agosto de ese año, CUATRO DÍAS después de los juegos, mientras que el equipo estadunidense viajaba de regreso.

De este modo, durante muchos años (¡TODOS!) nuestro gallardo personaje tuvo la duda de si había hecho bien en no asistir a la cita con su destino olímpico, pero resignado, gozaba de la vida con su familia... y quizás soñaba con lo que pudo ser...

Pero, al fin, un soleado verano de 1952, sus espíritu se tranquilizó y pudo descansar de las dudas que le atormentaban, cuando recibió un telegrama desde Helsinki, escenario de los Juegos Olímpicos del '52, donde le informaban que le entregarían una medalla de oro, 28 años más tarde.

¡¿Cómo?!, (se preguntarán ustedes), ¿así nomás? Leamos juntos el texto original del comunicado:



"Dear Dad... Thanks for waiting around for me to get born in 1924. I'm coming home with the gold medal you should have won".


El mensaje iba firmado...:
"Your loving son, Frank".

Amorosamente, Frank Havens, de 28 años de edad, en una de las carreras más agotadoras y emocionantes de los Juegos Olímpicos..., ¡¡acababa de ganar la medalla de oro en la misma competencia de "singles Canadienses"!!, para él... y para su padre.

(Debo de ser la mar de sentimental cuando me gustan estas historias... y cuando siento que ya no pude hacer algo así con mi querido Padre, E.A.B. (Jul./192?-Oct./1977+). Permítanme un momento... ).

...Y ya recuperado de la emoción, puedo contarles el epílogo.

Nuestro (ya no tan joven) héroe, en honor a su herencia familiar, no se "durmió en sus laureles": En los "Master Games" efectuados en Toronto, Frank, a la edad de 61 años, obtuvo siete medallas de oro en siete carreras de canotaje. Seguía practicando ese noble deporte y SIGUE SIENDO EL ÚNICO representante norteamericano que haya ganado una medalla de oro olímpica en el evento de "singles" en canotaje.

Y por el momento, creo que no le sigo más, so pena de tener que ir a comprar unos pañuelos desechables. ¡¡¡Debe haber muchísimo calor, porque me empezaron a sudar exageradamente los ojos!!!

Se despide entonces, con un abrazo a todos ustedes por acompañarme en este pequeño viaje en el tiempo dedicado a mi (y a sus) Padre(s),

Emocionadam... digo, Atentamente:

El sentimental Unicornio. (Y nos vemos o leemos en la siguiente, si es que ustedes gustan. Un abrazo y hasta pronto).

(P.D. algo personal: ¿Sabrás lo mucho que te extraño, papá? Te mando un beso, dondequiera que estés... ¡Saludos al Vuelo, Don Efrén Alatorre Becerril!).

24 comentarios:

Sibyla dijo...

Querido Unicornio:
Una vez más me emocionaste y me hiciste llorar, qué historia tan conmovedora, y tan contributiva.

Es enternecedor ver cómo un hijo puede devolver parte del esfuerzo y el cariño que un padre hizo por él.

Acá el Día del padre fue el 19 de Marzo.

Un fuerte abrazo Luminoso Unicornio!

Unicornio dijo...

Queridísima Siby:

No fue mi intención (ni lo sería nunca) provocar el llanto en las personas que estimo, aunque reconozco que esta es una de "esas" Historias que remueven algo en nuestro interior, por lo menos a los que tuvimos la suerte o el privilegio de contar con un padre o madre bondadosamente excepcionales.

Y aunque no fuera así, supongo que esto nos enseña que uno puede ser, lo que quiera ser. La motivación puede ser variada, pero la Voluntad de emprender una acción, y el Coraje para alcanzarla vienen de adentro, de ese lugar cada vez más olvidado (pero no por ello menos presente) que los Antiguos llamaban "Espíritu".

Y tienes razón: conmueve cuando un hijo(a) obsequia un pedacito de su Corazón a sus Padres, sin importar si es una medalla olímpica o un portarretratos de cartón y pintado por manos infantiles... pero con la misma emoción y cariño, que nos pueden hacer llorar de la emoción y la ilusión de pensar "Va a ser un Buen Hombre (una Buena Mujer)".

Y tan sólo eso, tan sencillo, puede hacer que nuestras Vidas no hayan sido en vano...

- Perdón por las lágrimas.

- Gracias por el abrazo (los Unicornios también necesitan de abrazos, sobre todo cuando les sudan los ojos, jeje).

- Y mis más cálidos saludos para tí y los tuyos, con mis mejores deseos para que esta semana sea Productiva, Amorosa y Luminosa, de parte del

conmovido Caballito con Cuerno...

Sergio dijo...

Hola Unicornio, me gusto la historia y la forma tan amena que la contaste, yo no llore pero si me emocione con tu escrito y me da gusto que tengas un bonito recuerdo de tu padre, yo afortunadamente todavía los tengo un poco lejos pero los visito cada que puedo y tengo tiempo.

Interesante tu casa, la seguire visitando.

Un abrazo

Saludos

Unicornio dijo...

Sergio, qué tal, Buen Día!

Tienes suerte de tener a tus progenitores todavía cerca de tí. Que te puedo decir, más que lo aproveches. No siempre estarán con nosotros, y algún día extrañaremos los regaños, las llamadas de atención, sus "injustas" críticas a nuestra(s) pareja(s) y la forma tan singular de hacernos sentir como unos latosos "escuincles" o "chapurnecos" (traducción: "muchachitos inexpertos y arrogantes")... PERO TAMBIÉN extrañaremos sus consejos, su guía, sus abrazos, el olor de sus perfumes y/o lociones, el calor de la suave prenda que se quitaban para defendernos del frío y hasta las risas y llantos compartidos con aquéllos que nos trajeron al mundo.

A veces basta con una carta. O una grabación (no siempre escucharemos sus voces). O simplemente una llamada telefónica para decirles "Buenos días. Los extraño. Oigan, ¡¿Me prestan aquél cinturón para aplacar a sus nietos?! (OK, está bien, fue una broma!)

Cuídate (y cuídalos) mucho. Y que tengas una excelente semana, son los mejores deseos del

¿paternal? Unicornio.

P.D. Y eres bienvenido a estos áridos pero cálidos lares, cuando tú quieras. Gracias. ¡Hasta pronto!

Fr@nbar dijo...

Hola amigo unicornio un gusto saber de ti espero el fin de semana ponerme al corriente en la lectura de tu blog gracias por la visita espero darte tips y links para que pongas en tu blog
un abrazo
te dejo mi direccion
franbararrobagmailpuntocom

Bar dijo...

Pues si debe ser el calor, porque a mi también me sudaron los ojos, conmovedora en verdad.

Cuquita la Pistolera dijo...

Unicornio, comparto mucho de lo que sientes, pasé por algo parecido.

Y bueno, te quería contar que fuiste el feliz ganador del concurso de tan y tan como.

Unicornio dijo...

Bienvenido, estimado Fr@nbar:

Ya ve usted, entre vagabundeo y "trotamundeo", aquí estamos de vez en vez, pero (espero yo) más seguido que antes.

Espero sus sugerencias con singular impaciencia (a ver si ya aprendo a emplear mejor este pequeño weblog, jeje).

Un abrazo afectuoso del

"blog-ignorante" Unicornio...

Unicornio dijo...

Muy buen día, Bar:

Es que el mucho calor y el poco llover nos "reseca" los ojos... y, pues, vamos, que con al gún pretexto el organismo los tiene que hidratar, ¿no?

(Bueno, esa es la teoría unicorniana, porque, de hecho, me cuentan que "Los hombres no lloran", ¿o sí?, jejeje).

En fin, bienvenido y espero no provocar excesivos sudores no esperados. Habrá otro tipo de historias y de información más amenos, lo prometo. De modo que espero nos veamos (y leamos) más por acá (y por allá, faltaba más).

Un gran saludo de parte del

teórico Unicornio...

Unicornio dijo...

¡Hola, Cuquita!
Siempre es un placer recibirte por aquí.

Ahora que... se supone que los Caballitos con Cuerno Espiralado en Principio están para Dar (no para Recibir), de modo que me sorprende (pero me agrada: curiosa sensación, jijiji) vuestro premiador mensaje. Muchas gracias y ¡allá nos vemos! (Cachirulo dixit).

Con un cariñoso saludo, se despide por el momento,

el galardonado Caballo con Cuerno...

P.D. ¡Gracias!

Mariluz Barrera González dijo...

Que hermosa historia mi querido Unicornio... muchos me dicen que mis luchas no deben ser las de mi padre... creo que con esta historia me confirmas que si lo son y deben serlo... por que los ideales y los valores que mi corazón alberga son gracias a el...otros me dicen que no he superado el duelo... confieso que no quiero hacerlo... si superarlo implica borrarlo por completo... ya que yo lo tengo siempre presente.

ENtiendo perfectamente al hijo de este atleta olímpico... a mi padre tal vez nadie le reconoció su valía, al parecer a el no le importó... pero para nosotros los hijos es importante siempre reconocerlos...

Te mando un fuerte abrazo... y Gracias nuevamente por este post... que todos nuestros padres se merecen....

Sibyla dijo...

Querido Caballito con cuerno, venía a dejarte un abrazo, agradeciéndo las palabras que dejaste en mi blog, siempre tan acertadas y precisas!
Es un lujo tenerte como querido lector.

Un enorme abrazo!!:)

fire dijo...

hola amigo..
siempre exlico, que aunke no comente mucho..sigo amis amigos blogueros atraves de mi seguidor de feeds...por eso siempre leo lo que ustedes pulian..
imperdible esta historia..
imperdible como todas las tuyas....aunke este me emocionó al final con ese recuerdo a tu papa....

Fracturé por l amitad las dos muelas del juicio inferiores....que ya extraje....la ultima en enero...
y hace como un mes fracture de nuevo un molar..el primer molar izquierdo..este si me ha "dolido"...en tanto en cuanto es mas basico para masticar y puede notarse "su falta...si rio abiertamente...
en otra personas no se veria...pero en mi que engo una sonrisa enorrrrrme....si que se ve....
Asi que ya no me arriesgo a perder ams piezas.....y el amrtes proximo me toman medidas para la ferula...
ademas hay riesgo de que aconsecuencia de tanta presion..los dienes superiores se desplacen al tener un hueco libre...
asi que no le doy mas tregua a mi bruxismo...y empiezo a atajarlo de raiz.....
dentro de unos 6 meses me pondre la el molar con un implante y listo...

Ojala el tema de la depresion se solucionara asi de facil..
estoy mucho mas recuperada que hace dos años....pero algunas veces los brotes de melancolia y tristeza hacen mella....
aveces la vida es dificil...
y sabes una cosa?...
si..hacia decadas que necesitaba ser escuchada....entendida....valorada...y mi blog obro el milagro..
me siento mucho menos sola....
el blog me ha sacado del pozo de la soledad en muchas ocasiones....
en mi entorno nadie sabe que tengo un blog o escribo..
soy invisible para la mayoria....
pero en este medio me siento diferente...

un beso de corazon

Unicornio dijo...

Gracias, Sib.

Allá te contesto también.
Que tengas un gran día.

Atentamente,
el halagado Unicornio.

Unicornio dijo...

Querida Fire:

Se que es difícil salir de una depresión, y mucho más si las causas hirieron profundamente.

Pero tiene mucho que ver que sepas que le importas a los que te rodean, y si no en tu entorno físico, por lo menos sábete que sí le importas a los Caballitos con Cuerno.

Gracias por todo lo que compartes. Y si necesitas un amigo de verdad, nada supera todavía a un Unicornio (modestia aparte, sobre todo tratándose de bondadosas Doncellas, heroicos Caballeros e inocentes Infantes).

Cuídate, y mucho ánimo, por favor.

Afectuosamente,

el solidario Caballo con Cuerno...

Unicornio dijo...

Mariluz:

Nosotros SOMOS nuestros Padres. Sus genes, su herencia (material y sobre todo emocional) sus tradiciones y sus palabras, son lo que nos define. LO QUE HAGAMOS con todo ello, es lo que nos Justifica ante la Vida... o ante Dios, como quieran considerarlo.

Cuídate y disfruta a tus seres queridos.

Con cariño,
el familiar Unicornio...

Miguel Cane dijo...

Eiren, Caballito con Cuerno:

Gracias, gracias, gracias, aquí vamos poco a poco a poco.

El Ratón Pérez le dejó algo. Tenga la bondad de pasar por él y aceptarlo.

¡Un abrazo!

Svor dijo...

Como estas unicornio? tanto tiempo!

Speranza dijo...

uuuuuuuffffffffffffff..

no se si llorar o mandárselo a mi esposo.. o mejor dicho no se cual hacer primero :P

que hermoso post..

la sensible en mi se lo agradece intrañablemente..

"la fé al final tiene su recompensa, al igual que la espera"

yo sé..


gracias y besos.

V.

Unicornio dijo...

Hola, Svor:

Allá paso a visitaros. El tiempo es relativo. Lo esencial, permanece.

Que tengas una Luminosa y fructífera semana, son los mejores deseos del

Relativo Unicornio...

Unicornio dijo...

Signornia Speranza:

Consoli su! Andiamo bene!

Insisto: el calentamiento global se debe combatir con singular heroísmo, so pena de ocasionar estos súbitos sudores oftálmicos (y la consiguiente visión borrosa y acuosa, debido al exceso de humedad).

Mi más cálida bienvenida a estos ocultos pero serenos lares unicornianos, esperando que las siguientes narraciones le sean más útiles que sentimentales (aunque también habrá de estas últimas, faltaba más, jejeje).

Un afectuoso saludo, de parte del

sensibilizado Caballito con Cuerno...

Unicornio dijo...

FE DE ERRATAS (para Speranza):

1.- Donde dice "Signornia" DEBE decir "Signorina"

2.- Donde dice "Consoli su! Andiamo bene!" debía haber dicho "¡Ánimo! Sigamos adelante!"

3.- Donde dice "Caballito con Cuerno" debería decir "Unicornio"... pero eso ya lo sabían, ¿no?

4.- y donde... ¿dónde puedo retribuir la cortesía de vuestra visita?

Erráticamente, se despide,

el preguntón Unicornio...

Leticia Zárate dijo...

Hermosa historia además de muy enriquecedora. Por otro lado, vine a agradecer tus comentarios en mi blog, fue un comentario muy bello además de ser alentador y mágico que un unicornio haya pisado mis jardines.
Ojalá que no sea la última vez.

Saludos desde Mérida, Yucatán, México.

Raquel Barbieri dijo...

Hola Unicornio,

Muy conmovedora la historia de este hijo reivindicando a su padre.

Gracias por linkeármela y por dejar tus líneas en mi blog. Luego responderé ad hoc.

Deseo que estés mejor de salud y que pases un lindo fin de semana.

Cariños desde Buenos Aires :)