jueves, 14 de enero de 2010

Ignorancia y homofobias; prepotencia y oscurantismo.


En días próximos pasados, en lo alto de la abrupta serranía, acampado se encontraba un caballo con cuerno, y una netbook que valiente lo seguía, locamente amarrada a su cuaderno... (??!!).

Ejem, cualquier parecido con el corrido de "La Adelita" es pura imaginación. Pero lo que quería decir era que, en días pasados, se extendió un pequeño escándalo debido a un programa de TV donde el "conductor", un tal ¿Esteban? Arce hizo alarde de su "profesionalismo"
en el sentido de portarse prepotente, descortés y sobre todo, "ignorantemente" patán con una sexóloga invitada, cosa que aunque acostumbra hacer con muchos invitados y hasta con sus colaboradores, esta vez trascendió por la temática de la "entrevista" (??!!).

Por ello, muchos alumnos y hasta colegas me han preguntado mi opinión, y discutido los argumentos a favor y en contra de la "normalidad sexual". En el sentido estrictamente científico, debería definirse primero lo que se entiende por "normalidad" en este contexto, y luego definir "normalidad SEXUAL", cosa que no es tan chabacanamente sencillo como creen la mayoría de los indignados, morales y decentísimos integrantes de nuestra zoocie... perdón, sociedad mexicana.

No es cuestión de escandalizarse de algo simplemente porque las autoridades "religiosas" o "políticas" o "sociales" digan que "está escrito" (?!) que algo es "malo". Hay que demostrarlo, pero con evidencias y conclusiones razonadas, no nada más porque así lo dijo alguna autoridad a la que otra autoridad le dijo que "así le habían dicho que era"... so pena de caer en los mismos errores y excesos históricos de todos tan conocidos (la España franquista, la Alemania nazi, las "purgas" estalinistas, la tragedia agrícola maoísta, etc.)

Y conversando acerca del tema, encontramos un artículo, "Libertad y límites", escrito por un también profesor de la Fac. de Ciencias de la UNAM, Martín Bonfil, de la Dirección Gral. de Divulgación de la Ciencia de la UNAM (y publicado en su blog y en "Milenio Diario") que ejemplifica una opinión científica del asunto, y del cual les adelanto unos fragmentos interesantes (estudiantes de caballería cornúpeta, aquí se los dejo, como quedamos):


"A lo mejor los matrimonios gays son, como dijo ese árbitro de la moral, Onésimo Cepeda, “una estupidez” (Milenio Diario, 23 de diciembre). Pero si lo es, son una estupidez que los homosexuales, como cualquier otro ciudadano, tienen derecho a cometer..."

"Y quizá, como dice Carlos Marín (Milenio Diario, 8 de enero), el tal Esteban Arce “tiene derecho a expresar su homofobia”… pero hacerlo en público, como conductor de un programa de televisión y “líder de opinión” (así de triste es el nivel cultural del televidente mexicano promedio) es incorrecto, pues vulnera los derechos de otros..."

"Esteban Arce desinforma: expresa como verdades opiniones contrarias al conocimiento científico actual, que muestra que el comportamiento homosexual es natural (lo deja clarísimo Luis González de Alba en su columna el pasado domingo; Milenio Diario, 10 de enero), y “normal”, en el sentido de que no es “enfermo”, y que los hijos criados por parejas del mismo sexo también lo son..."

"¿Por qué preferir los criterios basados en el conocimiento científico a los fundados en dogmas religiosos? Entre otras cosas, porque son comprobables y comprobados: funcionan. Además, son corregibles si tienen fallas, a diferencia de las “verdades” de la iglesia. Por algo nuestra Constitución (artículo tercero) hace obligatoria la educación basada “en los resultados del progreso científico”, y exige al mismo tiempo que la enseñanza se mantenga “por completo ajena a cualquier doctrina religiosa”..."


Así que, como comentaba en una reunión informativa que degeneró en discusión bizantina acerca del sentido moderno del matrimonio y la existencia teórica de la materia oscura (??!!... les dije que fue "bizantina", o sea, vana, inútil, infructuosa), quizás el problema en este país NO es que NO HAYA diferencias de opinión fundamentadas en la libertad de expresión y creencias de modo respetuoso y fructífero, sino que NO SE SABE DE LO QUE SE ESTÁ HABLANDO. La ignorancia del "así es como debe ser" o "así dicen que dijeron que era lo normal" o "creo que en el libro dice que...", es lo que más daño nos hace, y hará, mientras no haya un deseo legítimo, y además VALIENTE de ir más allá de nuestros particulares prejuicios y temores, y abrir con Coraje y Valor la puerta del Conocimiento sincero y neutral, lo que muchísimas veces hemos visto que es una labor Homérica, digna solamente de personas de excepción o de Héroes.

Y... Supongo que muy pocos querrán ser Héroes en estos tiempos... o ¿me equivoco?

Próximamente, mucha más información y un cambio de concepto en este, su sitio más árido y desconocido de la Red, jeje!

Con un saludo pro-científico, les desea una buena jornada,

el Indagador Unicornio...

P.D. Y eso que no me enojé por lo que dijo el Estebanito Arce de "Demencia Animal"... pero que se cuide de mis primos los Caballos y las Cebras: ya le echaron el ojo, jeje! Saludos!

8 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Ese tipejo es una basura - literal- me molesta y me enferma todo él.

No respeta a nadie y por el simple hecho de salir en televisión se cree dueño de la verdad absoluta.

Y además trabaja en televisa y con solo eso hace que me enferme del coraje, ash!

La iglesia otra peor.


Saludos.

marichuy dijo...

Mi querido Unicornio

No me ponga estos temas, porque ya ve que mi boquita no tiene freno cuando de despotricar se trata. El sujeto ese, es imagen fidedigna de la mendaz y tendenciosa empresa televisiva en la que labora: sesgado, ultraderechoso, imbécil de medio tiempo, doblemoralino de cuarta, e intolerante. Si él (el tal Arce) es del Yunque o del Opus Dei o de la Vela Perpetua, muy su gusto. Pero nada le da derecho a decir que una preferencia sexual distinta a la suya, es animalesca… eso sólo un ignorante y fascistoide, como él, puede regurgitarlo

[y por cierto, tampoco es que Carlos Marín sea el editorialista que el mundo necesitaba; el tipo tiene cero credibilidad: nadie que se asalte la Dirección de un periódico, corriendo a la mala a un Dirigente legalmente electo, tiene la mínima calidad moral (en eso se parece a FECAL, de quien parece palafrenero)]

Y por último, de una vez le echo a mi favorito, el Gánster Mandamás de la Iglesia Católica Mexicana: Norberto Rivera. Quien para no variar, tuvo a bien regurgitar todas las medievales y doblemoralinas ideas que pueden caberle en el cerebro con que Dios lo dotó. Dice el iluminado Arzobispo que las leyes humanas son perversas porque no consideran a Dios; razón por la cual, ellos, los clérigos –tan impolutos y probos, como todos sabemos-, sólo obedecen las de Dios. Al susodicho, le preocupa que las parejas de homosexuales se casen... por las leyes civiles y les indigna la “inmoralidad” que encierra la adopción de niños por parte de estas parejas (o sea: el tal Arce, parece palafrenero de este gánster). Ante tanta descalificación, amenaza de excomuniones y demás expresiones medievales de uno y otro bando (incluidos los nefastos PANistas y priistas que los acompañan), uno empieza a sospechar que lo que realmente le molesta a estos nada sacros hombres, es que al aumentar la adopción de infantes sin hogar y sin familia, sus perversos y pederasta clérigos tendrán a su disposición menos niños inermes de quienes abusar…

Los perversos e inmorales... juzgando de la moral de otros.

Abrazos retobones

Unicornio dijo...

Estimada "Malque":

Es que aquéllos que "no respetan a nadie" simplemente NO SE RESPETAN a sí mismos. Viven la vida sabiendo en el interior (aunque aterradamente lo nieguen!) que no valen por ellos mismos, sino por las migajas que otros (generalmente gente con poder o influencias; igual de ignorantes, pero que por lo menos aparentan...) les arrojan al piso. por eso, en cuento les avientan una cajita para subirse, se creen que ya alcanzaron el cielo y sus delicias, jaja!

De la iglesia... ya les contaré de las discusiones y descalificaciones que hacemos de ella. Para empezar, "como buenos cristianos"... NO debería existir la Iglesia. No era el objetivo principal de Jesús, y nos parece que el astuto (San) Pablo de Tarso hizo una jugada magnífica al instaurarla usando uno (SOLO UNO!) de los evangelios para tratar de justificar su creación.

Ya habrá ocasión de escribir sobre este tema.

Un saludo pacificador y calmante del

Respetuoso Caballo con Cuerno...

Unicornio dijo...

Sí, Marichuy, ya sabemos lo que podemos provocar, jeje.

Pero más merecen estos fariseos modernos, llamémosles "líderes de opinión" (qué tristeza con mi país: ¿entonces los mexicanos son tan incapaces de pensar por sí mismos que necesitan "líderes (juar, juar... ¿líderes?... jajaja!!!) de "opinión" para saber "qué y cómo pensar"??!!)... o "guías espirituales" (DOBLE ??!!), como el buen Mon ami, digo, Mon Signor Norbocop Rivera, que lo mismo exhorta a dar a los pobres, como se acomoda los lujos y prebendas de su "Alto Cargo" (cuando, Como Todo Mundo Sabe, "el que quiera estar arriba de todos deberá empezar por ser el más pequeño entre todos").

Y mejor ya no hablo de religiones... luego que por qué casi nos hicimos musulmanes, caraxo!

Otro abrazo calmante, de parte del
Franciscano Unicornio...

malbicho dijo...

es justo el punto que yo digo: no se puede defender el derecho de expresión de una persona que utiliza una posición privilegiada para difundir su odio y su ignorancia, es decir, que piense lo que quiera y que lo diga, pero no al frente de un espacio informativo (o con pretenciones de), finalmente, los televidentes que exigieron estuviera fuera del aire, también usaron su derecho al externar su exigencia, opinando que todos ganaríamos si lo quitaran de un espacio como el que tiene en un medio de comunicación masiva

tristemente, al parecer lo van a premiar con otro programa en donde va a hablar, de qué crees?... de política (pero creo que esto no significa que haya estado mal la protesta virtual, pese a que la mentalidad pedestre de los dueños de la televisora los empuje a garantizar el rating con esa medida)

marichuy dijo...

Por Los Clavos de Cristo, mi querido Unicornio

Veo el comentario de Malbichin y no sé si reír o llorar

¿van a premiar a Esteban Arce con otro programa? ¿uno donde hablará de política?

Santa Madre los Apachurrados, apiádate de nosotros.

No cabe duda, que el gran Albert Camus tenía razón:

"La estupidez… insiste siempre"

Abrazos friolentos y estupefactos (porque Einstein también tenía la boca llena de razón: el universo es finito, la estupidez no)

CRISTINA dijo...

Por aquí no llega el individuo del que habláis. No lo conozco, pero por lo que decís es penoso.
Es muy triste que personajes así estén en posiciones de poder, en "púlpitos" desde los que lanzar sus prejuicios, pero también en este tema es muy triste el ciudadano de a pie, ese que en una charla con colegas, en la barra de un bar tomándose un café, en un descanso del trabajo...no duda en mantener un discurso homófobo, no duda en hacer algún chiste de mal gusto al respecto...
Creo que es un tema que cuesta mucho. Sobre todo a los hombres. Aún quedan algunos, aunque pocos, que piensan que tratar con normalidad la homosexualidad les convierte a ellos en "menos hombres". Qué equivocados están...
Como tú dices, ¡cuánta ignorancia!

Saludos, Unicornio.
Buen y necesario post.

SUSANA dijo...

Mi Estimadísimo Unicornio:

Por supuesto no he tenido el disgusto de ver el Programa de marras, pero como imaginará, en Argentina el tipo ¿humano? de este Arce también tiene parientes.

El título de su Post resume perfectamente el tema de fondo: "Ignorancia y homofobias, prepotencia y oscurantismo" y caramba Amigo, parece que la Humanidad no aprende de sus errores pasados! (con total sinceridad, cuánto me gustaría tirar un libro de historia por la cabeza a muchos comunicadores sociales y formadores de opinión)

Seguimos discutiendo obviedades por culpa de unos fanáticos! Señores, señoras...¿qué les parece si para variar un poco, procuramos que la Humanidad piense de la cintura para arriba, en lo posible con el cerebro?

Dejar que las gentes manejen sus asuntos, solucionen los problemas verdaderamente agobiantes que nos plantea el siglo XXI, filosofen, ayuden al prójimo en apuros...y que luego de su labor cotidiana y en privado, tengan sexo con quien quieran! Es su derecho!

Pues que el sexo no define el carácter de alguien, el sexo se hace! Amigo mío ¿cuándo, por todos los cuernos, dejaremos atrás estas conversaciones medievales?

Mil Gracias por este Artículo y excelente forma de llevar una ráfaga de sentido común, para que siga soplando por la red!

Un abrazo inmensooooo!!!